Seleccionar página
Reportaje ONU
Las agencias de la ONU trabajan juntas en favor del desarrollo sostenible en Colombia
Reportaje ONU Las agencias de la ONU trabajan juntas en favor del desarrollo sostenible en Colombia
{{heart_svg}}Me GustaTe Gusta
6
1

Colombia está logrando avances hacia el desarrollo sostenible y la consolidación de la paz tras la firma del Acuerdo de Paz en noviembre de 2016.

Cuatro juntas ejecutivas de seis agencias de Naciones Unidas -PNUD/UNFPA/UNOPS, PMA, UNICEF y ONU Mujeres- visitaron el país para conocer de primera mano cómo las agencias de la ONU trabajan de manera integral en apoyo al proceso de paz y las prioridades de desarrollo del país, con el objetivo de acelerar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Entre el 11 y 17 de mayo, la delegación de 30 miembros se reunió con autoridades de Gobierno Nacional, organizaciones sociales y países cooperantes, y visitó los departamentos de Meta y Nariño para conocer el trabajo de Naciones Unidas en los territorios y discutir los desafíos y oportunidades para continuar cerrando brechas de desarrollo y consolidar la paz en Colombia.

El trabajo de las Naciones Unidas en las regiones de Colombia se encuentra a la vanguardia en la implementación de la Reforma del Sistema de Desarrollo de la ONU, impulsando políticas públicas conjuntas integrales y transformadoras destinadas a acelerar los ODS a nivel local.  Así, doce equipos de coordinación local en el país aseguran una respuesta integral y coordinada de las Naciones Unidas a las necesidades humanitarias, de desarrollo y de consolidación de la paz territorial. De igual manera, algunos de los programas conjuntos clave se centran en fortalecer las capacidades de los gobiernos locales y promover los derechos de las poblaciones más vulnerables: niñez, juventud, mujeres, afrocolombianos, pueblos indígenas, migrantes venezolanos y repatriados colombianos, en particular los que viven en zonas rurales.

“En una semana de visita nuestro objetivo principal fue ver cómo está funcionando el proceso de paz en Colombia y conocer sobre la migración en la frontera. Hemos descubierto algunos de los nuevos desafíos que enfrenta el país”, dijo Karla Samayoa Recari, miembro de la Junta Ejecutiva del PMA.

En el departamento del Meta, las juntas tuvieron la oportunidad de evaluar el impacto del trabajo de Naciones Unidas en apoyo a los esfuerzos nacionales para la reintegración de excombatientes de las FARC en el Espacio Territorial de Capacitación y Reintegración (ETCR) de Mesetas, a través de proyectos productivos, ecoturismo, proyectos de rápido impacto como una panadería dirigida por mujeres, y pequeña infraestructura comunitaria como un quiosco que contribuye a la recuperación social y económica. Las Juntas también conocieron el avance de proyectos implementados por varias agencias ONU de manera conjunta relacionados con el desarrollo de la niñez, juventud, la participación de las mujeres, salud materna, sexual y reproductiva, así como educación y seguridad alimentaria.

Elena Trujillo, docente en la vereda Buenavista del municipio de Mesetas, agradeció a las Juntas por su visita. “Contar con su presencia haciéndonos preguntas nos hace sentir importantes. Es una forma de demostrar que sí importamos, y que lo que sucede en nuestro país realmente importa. No pudimos decirles todas las cosas que hemos vivido durante este proceso de paz. Tenemos anécdotas maravillosas. Es una gran oportunidad contar con excombatientes, gobierno y toda la comunidad reunidos en un solo lugar apuntando a un mismo objetivo: esto es la construcción de paz“.

En la capital del Meta, Villavicencio, las Juntas visitaron el Parque de Memoria Histórica y rindieron tributo a más de 260.000 víctimas del conflicto en el departamento. También discutieron la promoción de la equidad de género con las autoridades locales con programas como Ciudades Seguras, y la implementación de presupuestos con perspectiva de género. La delegación también visitó el barrio “13 de Mayo” y se reunió con las personas que hoy cuentan con tierras y han establecido pequeños negocios como resultado de un programa conjunto para la legalización y normalización de asentamientos humanos, lo cual sirvió para diseñar la política pública del distrito.

Es una de las grandes historias de éxito de una transición fluida hacia la reconstrucción y el desarrollo en contextos posconflicto, y creo que lo hemos confirmado. Habrá un apoyo continuo de la comunidad internacional si el gobierno y las comunidades continúan trabajando juntos y avanzando en la dirección correcta”, dijo el embajador Cho Tae-yul, presidente de la Junta Ejecutiva del PNUD, UNFPA y UNOPS.

En Nariño, la delegación conoció de primera mano la respuesta de las Naciones Unidas a flujos de migración en el municipio de Ipiales, en el Puente Internacional de Rumichaca. En el 2018, más de 700.000 personas cruzaron la frontera, 206% más que en 2017, y en lo que va de este año, 188.000 personas. De igual manera, la delegación visitó espacios adecuados para niños y niñas con acceso a agua, condiciones de saneamiento e higiene, educación, comunicación y protección. El embajador Omar Hilale, presidente de la Junta Ejecutiva de UNICEF, felicitó a las autoridades y comunidades colombianas por su hospitalidad con los niños y niñas migrantes y sus familias.

La delegación visitó además el parque nacional “Laguna de la Cocha“, donde la ONU promueve la adaptación al cambio climático y la fabricación de productos a base de plantas medicinales junto a comunidades indígenas. En la capital del departamento de Nariño, Pasto, se reunió con líderes y lideresas juveniles que promueven la participación de las mujeres y nuevas masculinidades para erradicar la violencia de género. También discutió sobre el impacto de los programas de protección de la niñez y la promoción de la igualdad de género.

Para concluir la visita, las Juntas Ejecutivas se reunieron con organizaciones de la sociedad civil en Bogotá con quienes discutieron sobre los avances en la implementación de la paz, las preocupaciones de líderes y lideresas sociales y defensores de los derechos humanos, y el cumplimiento de los ODS, así como su papel en las transformaciones sociales y el apoyo de la ONU.

“La reunión fue excelente porque pudimos decirles lo que está haciendo el país, lo que está sucediendo en Colombia con líderes de derechos humanos como yo. Estaban interesados en saber lo que piensa la sociedad civil sobre las muertes y desapariciones de activistas de derechos humanos. Tomaron nuestras intervenciones muy en serio. Los miembros de la ONU nos mostraron solidaridad y aseguraron que harían todo lo posible por mantener el trabajo y mejorar cada día. Junto con nosotros, quieren asegurarse de que cesen los asesinatos de liderazgos sociales y defensores de los derechos humanos”, dijo Víctor Cortés, transexual y defensor de derechos humanos, quien también fue víctima de violencia sexual durante el conflicto armado.

Las Juntas Ejecutivas destacaron el compromiso de la ONU por continuar apoyando los esfuerzos del Estado colombiano para llegar a las regiones más aisladas y vulnerables, y cumplir los ODS. La experiencia en Colombia puede ser una inspiración para el sostenimiento de la paz y para asegurar que nadie se quede atrás.

 

Meta

Las Juntas Ejecutivas recorrieron el sendero Caño Rojo, parte del programa Ambientes para la Paz, el cual apoya la reincorporación de excombatientes, hoy convertidos en guías de ecoturismo. La iniciativa mejora la calidad de vida de 3.800 personas en Mesetas (30% de población en proceso de reintegración y 70% miembros de la comunidad).

 

 

Paraísos Ocultos es el nombre de la campaña que excombatientes de las FARC eligieron al diseñar el corredor de paz “Mesetas-Uribe”, una iniciativa de ecoturismo del programa Ambientes para la Paz. Aquí, Félix Sanabria, líder del ETCR en Mesetas, comparte su experiencia como excombatiente; hoy se desempeña como presidente de su propia agencia de ecoturismo CATYPSA. De izquierda a derecha: Vitoria Ginja, representante del PMA en Colombia; Félix y Flor De Lis Vásquez, miembro de la Junta Ejecutiva PNUD/UNFPA/UNOPS. Imagen de Luis Aponte para el PNUD en Colombia.

 

 

El Comité de Género del espacio de reincorporación en Mesetas describió proyectos productivos liderados por mujeres como la panadería “Amasando Sueños” y discutió las oportunidades y los desafíos de implementar un proceso de reintegración sensible al género. Aquí, el Embajador CHO Tae-yul, presidente de la Junta Ejecutiva del PNUD/UNFPA/UNOPS se reúne con mujeres excombatientes y sus hijos en la panadería, donde conversaron sobre su experiencia y sus esperanzas para el futuro. Imagen de Luis Aponte para el PNUD en Colombia.

 

 

Drogan Micic, líder del equipo de UNOPS; Sylvain Kalsakau, miembro de la Junta Ejecutiva del PNUD/UNFPA/UNOPS, y Daniel Giménez, miembro de la Junta Ejecutiva de UNICEF, se reunieron con las familias que hoy poseen tierras y pequeñas empresas después de la legalización del barrio 13 de mayo en Villavicencio. Foto de Luis Aponte para el PNUD en Colombia.

 

Nariño

La embajadora Pennelope Althea Beckles, presidenta de la Junta Ejecutiva de ONU-Mujeres en un espacio adecuado para niños y niñas con acceso a agua, condiciones de saneamiento e higiene, educación, comunicación y protección, como parte de la respuesta integrada de la ONU a los flujos migratorios en Ipiales, Nariño. Foto de Luis Ponce para ONU Mujeres en Colombia.

 

 

Embajadores Omar Hilale, presidente de la Junta Ejecutiva de UNICEF; Hisham Mohamed Badr, president de la Junta Ejecutiva del PMA, y Pennelope Althea Beckles, presidenta de la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres, conocieron de primera mano la respuesta de la ONU a los flujos migratorios en el Puente Internacional de Rumichaca, en Ipiales -Nariño. Foto de Luis Ponce para ONU Mujeres en Colombia.

 

 

El embajador Hisham Mohamed Badr, presidente de la Junta Ejecutiva del PMA, se reunió y compartió una comida con migrantes venezolanos y repatriados colombianos en una cocina comunitaria de la Pastoral Social, como parte de un programa de la ONU en Ipiales. Foto de Luis Ponce para ONU Mujeres en Colombia.

.

Working together toward SDG progress in Colombia

Colombia is making progress towards sustainable development and the consolidation of peace after the signing of the Peace Agreement in November 2016.

Four UN Executive Boards -UNDP/UNFPA/UNOPS, WFP, UNICEF and UN Women- visited the country to see firsthand how the UN Agencies work together to support the peace process and the country’s development priorities, moving forward towards the Sustainable Development Goals.

From May 11 to 18, the 30-member delegation met with Government officials, social organizations, donors and visited projects and communities in the departments of Meta and Nariño to see the work of the UN on the ground and discuss the challenges and opportunities to continue closing development gaps and consolidate peace in Colombia.

The work of the UN in the regions of Colombia is at the forefront of the UN Development System Reform through joint integral and transformative public policies aimed at accelerating SDGs at the local level.  Twelve Local Coordination Teams throughout the country ensure a comprehensive and coordinated UN response to the humanitarian, development and peacebuilding needs of the regions.  Some of the key Joint Programmes focus on strengthening local governments capacities and advancing the rights of the most vulnerable populations: children, youth, women, Afro-Colombians, indigenous peoples, Venezuelan migrants and Colombian returnees, in particular those living in rural areas.

“We have been here for one week and the main purpose of our visit is to see how the peace process is working in Colombia, and to find out about migration in the border.  We have seen some of the new challenges the country is facing”, said Karla Samayoa Recari, member of the WFP Executive Board.

In Meta, the Boards had the opportunity to assess the impact of the work of the UN in support to national efforts for the reintegration of former FARC combatants in the Territorial Area for Training and Reintegration (TATR) of Mesetas through productive projects like ecotourism, quick-impact projects like a bakery led by women, and small community infrastructure like a community kiosk that contributes to social and economic recovery. They also saw joint projects in action related to child development, youth, women participation, child, maternal, sexual and reproductive health, food security and education.

Elena Trujillo, teacher in Mesetas, thanked the Boards for their visit.  “Having them asking us questions makes us feel important. It is a way of showing we do matter, and that what happens in this country really matters.  We couldn’t tell them all the things that we have lived during this peace process. We have amazing anecdotes. Having the opportunity to have former combatants, government and the whole community gathered in one place towards one united goal: this is peacebuilding.”

In the capital city of Meta, Villavicencio, they visited the Historical Memory Park and paid tribute to the more than 260,000 victims of the conflict of the department. They discussed the promotion of gender equality with district’s authorities with programmes like Safe Cities and the implementation of Gender Responsive Budgets.   The delegation also toured the neighborhood “13 de mayo” and met the people who today own land and have established small business as a result of a joint programme for legalization and normalization of human settlements, which served to draw the district’s public policy on the matter.

“It is one of the great success stories of a smooth transition to post conflict reconstruction and development and I think we have confirmed that, and there will be continuous support from the international community if the government and people continue working together and moving in the right direction,”  said Ambassador Cho, Tae-yul, President of the UNDP/UNFPA/UNOPS Executive Board.

In Nariño, the Boards saw firsthand the UN response to migration flows in Ipiales at the Rumichaca International Bridge. They visited child friendly spaces with access to water, sanitation and hygiene, education, communication and protection. In 2018, more than 700,000 people crossed the border, 206% more than in 2017, and so far this year, 188,000. Ambassador Omar Hilale, President of the UNICEF Executive Board commended Colombian authorities and communities for their hospitality with migrant children and their families.

The delegation also visited the national park of “Laguna de la Cocha” where the UN promotes climate adaptation and the making of medicinal-plant based products with indigenous communities. In the capital city of Nariño, Pasto, they met with youth leaders that promote women’s participation and new masculinities to eradicate violence against women.  They also discussed the impact of child protection programmes and the promotion of gender equality.

To conclude the visit, the Executive Boards met with civil society organizations in Bogota to discuss peace implementation, the concerns of social leaders and human rights defenders and SDG progress, as well as their role in social transformations and the support of the UN.

The meeting was great because we were able to tell them what the country is doing, what is happening in Colombia with human rights leaders like myself.  They were interested in knowing what civil society thinks regarding the deaths and disappearances of human rights’ activists. They took our interventions very seriously.  The UN members showed us solidarity and assured us that they would be doing everything they could to keep the work going and improve every day. Together with us they want to make sure that the killings of human rights’ leaders and advocates stop,” said Victor Cortes trans man and human rights defender, victim of sexual violence during the armed conflict.

The Executive Boards highlighted the UN commitment to continue supporting the efforts of the Colombian state to reach the most isolated and vulnerable regions and achieve the SDGs. The experience in Colombia can be an inspiration to sustain peace and ensure that no one is left behind.

 

META

The Executive Boards hiked the Caño Rojo Trail, part of the Environments for Peace programme, which supports the reintegration of former combatants, today Ecotourism Guides, improving the lives of 3,800 people in Mesetas (30% people in the reintegration process and 70% community members).  Photo by Carlos Rivera, UNDP Colombia.

 

 

Paraísos Ocultos (Hidden Paradises) is the name of the campaign that former FARC combatant chose when designing the peace corridor “Mesetas-Uribe” an ecotourism initiative of the programme Environments for Peace.  Here, Felix Sanabria leader of the TATR in Mesetas shares his experience as a former combatant and today serves as the president of their own ecotourism agency CATYPSA. Left to Right: Vitoria Ginja, WFP Deputy in Colombia, Felix and Flor De Lis Vásquez, member of the UNDP/UNFPA/UNOPS Executive Board. Picture by Luis Aponte for UNDP in Colombia.

 

 

The Gender Committee of the reincorporation space in Mesetas spoke about productive projects led by women such as the bakery “Baking Dreams” and discussed the opportunities and challenges of implementing a gender-responsive reintegration process.  Here, Ambassador CHO Tae-yul, President of the UNDP/UNFPA/UNOPS Executive Board meets former women combatants in the and their children in the bakery and discuss their hopes for the future. Picture by Luis Aponte for UNDP in Colombia.

 

 

Drogan Micic, UNOPS Team Leader; Sylvain Kalsakau, member of the UNDP/UNFPA/UNOPS Executive Board and Daniel Gimenez, member of the UNICEF Executive Board met with the families that today own land and small businesses after the legalization of their neighborhood. Photo by Luis Aponte for UNDP in Colombia.

 

NARIÑO

Ambassador Pennelope Althea BECKLES, President of the UN-Women Executive Board visits a child friendly space with access to water, sanitation and hygiene, education, communication and protection, as part of the UN integrated response to Venezuelan migration influx in Ipiales, Nariño at the Colombian-Ecuador border. Photo by Luis Ponce for UN Women in Colombia.

 

 

Ambassadors Omar HILALE, President of the UNICEF Executive Board; Hisham Mohamed BADR, President of the WFP Executive Board, and Pennelope Althea BECKLES, President of the UN-Women Executive Board saw firsthand the UN response to migration flows in Ipiales at the Rumichaca International Bridge. Photo by Luis Ponce for UN Women in Colombia.

 

 

Ambassador Hisham Mohamed BADR, President of the WFP Executive Board met and shared a meal with Venezuelan migrants and Colombian returnees at a Social Pastoral community kitchen, part of a UN programme in Ipiales, at the Colombian-Ecuador border.  Photo by Luis Ponce for UN Women in Colombia.

.

Suscribase a nuestro Newsletter

Unase a nuestra lista de email Ahora y reciba notificaciones de correo con las actualizaciones de noticias y el programa semanal de radio Voces Unidas.

Su registro al boletín fue un éxito, gracias por hacer parte de esta comunidad, desde ahora le estaremos enviado actualizaciones de los últimos programas y noticias de la ONU y Voces Unidas, No olvide revisar su correo electrónico y agregarnos como email seguro en su bandeja de entrada.

Pin It on Pinterest

Share This