Seleccionar página

Del 16 al 20 de enero pasado, se realizó en Bogotá la Academia sobre Desarrollo Rural y Trabajo Decente para la Construcción de la Paz, que tuvo por objetivo proporcionar a los participantes los conocimientos y el acceso a recursos necesarios para promover el desarrollo rural integral con trabajo decente en las áreas rurales de Colombia en el marco del postconflicto. Este espacio de análisis y formación se organizó con el auspicio del, Gobierno Nacional, la Organización Internacional del Trabajo – OIT, la Universidad Javeriana y la Universidad de los Andes.

En Voces Unidas hemos retomado el tema central de esta Academia teniendo en cuenta el camino que empieza a recorrer Colombia, la implementación efectiva del Acuerdo para la Terminación del Conflicto logrado entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP. ¿cuál es la situación laboral de las zonas rurales colombianas?, ¿cuál es la importancia de mejorar este panorama ante el actual escenario de posacuerdo?, ¿de qué se trata el Memorándum de Entendimiento que firmó la OIT con el Gobierno de Colombia?, ¿cómo pueden las mujeres hacer parte de las cadenas productivas en las economías rurales? las respuestas a estas y otras preguntas las tiene nuestro invitado Philippe Vanhuynegem, Director de la Oficina de la OIT para los Países Andinos.

Voces para el Análisis

En Colombia, los trabajadores de la zona rural tienen acceso precario o nulo a mecanismos de protección social como el sistema pensional, la protección por riesgos profesionales y acceso a cajas de compensación. Una de las causas es la alta tasa de informalidad en las zonas rurales del país. Según el Departamento Nacional de Planeación, el 80% de los trabajadores informales reciben un salario equivalente a un tercio del salario mínimo legal vigente.

Mariella Barragán Beltrán, Viceministra de Relaciones Laborales e Inspección, reconoce la importancia de generar políticas públicas que ofrezcan garantías de cumplimiento a los derechos laborales y aseguren su ingreso al sistema de protección social.

Por su parte, Alejandro Gamboa, Presidente de la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia, menciona la necesidad de tender puentes entre los líderes del campo y la cooperación internacional para facilitar la movilidad de información y experiencias que se traduzcan en la mejoría de las condiciones laboral en el sector rural.

Luis Pedraza, Presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, señala que uno de los pasos para promover el trabajo decente y el desarrollo rural es la apertura de espacios de participación y representación para los trabajadores de dicho sector.

En su Propia Voz

En el año 2010 una ONG Colombiana, del departamento del Chocó, fue conocida en el mundo tras obtener el premio Albright Grant otorgado por el Instituto Nacional Demócrata en Washington. Un galardón destinado a grupos que defienden los derechos políticos y civiles de las mujeres.

Nimia Teresa Vargas, Directora Ejecutiva de la Organización premiada, la Red Departamental de Mujeres Chocoanas, explica la misión de la misma y cómo ha evolucionado su quehacer para no sólo promover la participación política, sino también el desarrollo económico de las mujeres aliadas a este proyecto.

La Red Departamental no sólo como ONG, sino como empleadora en una de las zonas más golpeadas por el conflicto, Chocó, fue elegida para hacer parte de la primera Academia sobre Desarrollo Rural y Trabajo Decente para la construcción de paz promovida por la OIT. Nimia Teresa expone lo que ha podido aprender de este ejercicio.

La Voz Experta

Como resultado de la Conferencia Internacional del Trabajo celebrada en el año 2016 surgió recientemente una actualización y recomendación sobre el trabajo decente para la paz, la seguridad y la resiliencia frente a los desastres, construida con los aportes de 85 gobiernos alrededor del mundo. Federico Negro, Experto de la OIT en recuperación del empleo en situaciones de poscrisis, explica algunos de los puntos más importantes de esta nueva recomendación y cómo esperan que Colombia se sume a sus propuestas.

En su Propia Voz

El Catatumbo es una subregión ubicada en el noreste del departamento de Norte de Santander, que históricamente ha sufrido en carne propia el conflicto armado y problemas como la desprotección en la que viven las comunidades rurales locales. A este territorio, conformado por 11 municipios, se le suman Río de Oro y González para constituir la Asociación de Municipios del Catatumbo.

La organización, creada en 1993, permite un diálogo permanente entre gobiernos locales y comunidades para identificar la demanda de servicios y permitir la estructuración de proyectos. Emiro Cañizares Plata, su Director Ejecutivo, cuenta cómo fomentan el trabajo decente y la mejora de calidad de vida del campesinado.

La asociación se caracteriza por la gestión de planes para el desarrollo rural, electrificación, saneamiento básico, vivienda, proyectos agropecuarios, entre otros. Este trabajo comunitario ha permitido que hoy existan más de 130 organizaciones de campesinos, agricultores y mujeres rurales. Un ejemplo de ello son las ‘Escuelas de Campo para Agricultores’, que, además de capacitar técnicamente, poseen un componente social.

Cañizares, participante de la Academia sobre Desarrollo Rural y Trabajo Decente para la Construcción de la Paz, expone cómo los conocimientos y alianzas generadas en este espacio beneficiarán la labor de la Asociación de Municipios del Catatumbo.

Descargar MP3

Suscríbase a nuestro Newsletter

Únase a nuestra lista de email Ahora y reciba notificaciones de correo con las actualizaciones de noticias y el programa semanal de radio Voces Unidas.

Su registro al boletín fue un éxito, gracias por hacer parte de esta comunidad, desde ahora le estaremos enviado actualizaciones de los últimos programas y noticias de la ONU y Voces Unidas, No olvide revisar su correo electrónico y agregarnos como email seguro en su bandeja de entrada.

Pin It on Pinterest

Share This